Mostrando entradas con la etiqueta concepcion. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta concepcion. Mostrar todas las entradas

Aprender a respirar conscientemente

Ejercicios y tipos de respiración

Además de la respiración oxigenante y revitalizadora, existen la respiración abdominal y la taoísta o abdominal invertida. Para practicarlas, se debe contar con una buena ventilación y temperatura adecuada.

Pasos iniciales

  • El cuerpo debe estar totalmente relajado.
  • El control de la técnica debe ser orgánico.
  • Cada movimiento debe realizarse sin forzar ningún músculo. Después de vivir muchos años con una respiración superficial, se requerirá dedicación y entrenamiento para transformarla en un acto consciente.
  • Los ejercicios deben realizarse en la postura wu chi o en posición de meditación.
  • El inicio consiste en vaciar los pulmones con una exhalación profunda.
  • La inspiración nacerá automáticamente.

  Respiración abdominal

 

Se inhala por la nariz. El vientre se va llenando poco a poco, hasta inflarse como un recipiente líquido. Las clavículas, el tórax y la parte inferior de la espalda se extienden.
Se retiene unos breve segundos. Luego se espira, liberando el aire en orden inverso.
Es imprescindible tener conciencia plena de las cuatro fases: inhalación, retención, espiración y pausa. De lo contrario, se corre el riesgo de recaer en la respiración espontánea. Debe realizarse por lo menos 20 minutos al día, procurando ejercitarla cada vez que sea posible.

Respiración abdominal invertida


Es una práctica muy antigua que sólo debe ser ejecutada una vez dominada la respiración abdominal.
Comienza liberando los pulmones, respirando por la nariz lentamente. El foco está en invertir el abdomen con la inspiración. Se hace una breve retención y se espira. Mientras el aire sale, el abdomen va hacia afuera. Después de una pausa, se reinicia el ciclo.

Los tres cerrojos

  1. Cerrojo Huiyin. Está ubicado en la zona del perineo. El núcleo Huiyin es el lugar donde nacen el Vaso Gobernador y el Vaso Concepción, los dos canales más importantes del cuerpo. Se contrae esta área, con la misma fuerza que se realiza al orinar. De esta forma, también se cierran los esfínteres anales. Genera beneficios en la cura de hemorroides y el saneamiento de los órganos.
  2. Cerrojo abdominal: Comprende el abdomen, el diafragma superior y los inferiores, la espalda y la columna.Una vez los pulmones estén llenos de aire y aplicado el primer cerrojo, se contrae la pared abdominal debajo del ombligo. Para realizar este movimiento, es necesario tener los músculos fuertes y flexibles.
  3. Cerrojo del cuello: Se contrae la garganta y se cierra la glotis. Se encoge un poco la barbilla en dirección a la garganta. El cuello se mantiene derecho.

Compresión del "Chi"


Para realizar esta respiración, deben dominarse las prácticas anteriores. El cuerpo debe ir escalando en sus capacidades.
Se comienza a espirar con la lengua apoyada en el paladar, detrás de los dientes superiores. Luego se inhala por la nariz profundamente. En este momento, se aplican los tres cerrojos, simultáneamente se lleva a cabo una exhalación nasal muy lenta. Culmina con una fuerte contracción abdominal que libera el último aliento.

A continuación os dejamos un vídeo, en el cual hacemos una sesión de respiración, para aquellos que quieran aprender a tener una respiración consciente, o también aquellos que quieran entrenar su respiración más a fondo.

POSTS DESTACADOS